Visita al Castillo de Manzanares el Real

Aprovechando el buen tiempo de esta semana, anterior a la Semana Santa, hemos aprovechado para llevar a los niños a visitar el Castillo de Manzanares el Real.  Es importante conocer nuestra propia historia y nada como hacerlo de la mano de visitas a castillos como este, depositarios de importantes historias.

Sin ir muy atrás en la Historia, en este Castillo se firmó el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid en 1983.

Es un castillo del Siglo XV, pero que fue Ermita de estilo románico primero, erigida en honor de Santa María de la Nava. Con influencias mudéjares, después de castillo defensivo pasó a ser residencia palaciega de una de las familias más importantes de Castilla, los Mendoza.

Las obras de este palacio de los Mendoza empezaron en 1475 y las arrancó el primer Duque del Infantado, Don Diego Hurtado de Mendoza, primer Conde del Real de Manzanares y también primer Marqués de Santillana. Recibió estos dos últimos títulos por proteger el reino de Navarra de una invasión protagonizada por los Manrique

El hermano de Don Diego, promotor del Castillo-Palacio, Don Pedro González de Mendoza, Obispo de Calahorra, fue primero gran defensor del Rey Enrique IV y su hija Juana, más conocida como “la Beltraneja”.

Una vez que Enrique llegó a un acuerdo con su media hermana Isabel para cederle a ella la Corona, se entregó al partido de Isabel, llegó a Cardenal, conocido como el Cardenal Mendoza y estuvo íntimamente ligado a los Reyes Católicos. Es por el por lo que el Castillo está rodeado por una barbacana cuyas saeteras llevan esculpidas en bajo relieve la Cruz del Santo Sepulcro de Jerusalén.

Nota:El castillo sigue perteneciendo al Duque del Infantado, aunque actualmente tiene un acuerdo de explotación del Castillo con el Ayuntamiento de Manzanares.

Los Mendoza son originarios de Mendoza, en la actual Alava. Hay constancia de su presencia en luchas allá desde el siglo XI. Íñigo López de Mendoza, fue quien construyó Torre de Mendoza a principios del siglo XIII. Asistió a la batalla de las Navas de Tolosa en el año 1212 y por haber contribuido a la rotura del cerco de las cadenas que custodiaban la tienda del almohade Muhammad An-Nasir el Miramamolin (1199-1213), añadió a su escudo de armas una orla con las cadenas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.