¿Quieres conocer Zinkia? Una entrevista en Gurusblog

A continuación os paso una entrevista que me ha realizado Juan Sainz de los Terreros para Gurusblog:

¿Qué es Zinkia? Una empresa creadora y comercializadora de marcas. Nuestra principal marca y en la que estamos actualmente centrados al 100%, es Pocoyo.  Un personaje que ha superado ya los 2.000 millones de visionados en YouTube a nivel mundial, lo que le convierte en líder en su segmento a nivel mundial y que tiene más de 1,5 Millones de seguidores en Facebook. Se ha visto y se ve en docenas de países en el mundo, a los niños y a los padres les encanta y estamos trabajando para convertir la marca Pocoyo en una gran generadora de caja para sus accionistas.

¿Cómo ve el futuro de las creadoras y comercializadoras de marcas? Creo que el futuro es bueno, estable y en crecimiento. Especialmente si tienen audiencias y son queridas por su público objetivo, como es nuestro caso gracias a un gran trabajo de equipo. Estén en el nicho que estén. Una marca es contenido. Es ilusión. Es aspiracional. Y estamos en un mundo que suspira por nuevo contenido que guste, que atraiga, del que se pueda hablar y que se pueda compartir con los amigos.  El secreto está en dar con la marca adecuada. En que sea una marca del que tu público se pueda sentir orgulloso. Si eso se logra, el negocio pervive y pervivirá por encima de cambios y dificultades.

¿Dónde están los ingresos más importantes en una empresa como Zinkia?Los ingresos de Zinkia vienen de tres vías diferentes:

  • Venta de contenidos
  • Licencias y merchandising
  • Venta de publicidad

Nuestros ingresos más importantes este año han estado hasta ahora en la venta de contenidos, pero estamos trabajando desde hace tiempo y se están empezando a ver los frutos, en que sean las licencias y el merchandising -derivadas del crecimiento de la marca Pocoyo- y la venta de publicidad -derivada de las audiencias en medios digitales- los principales generadores de ingresos. Los ingresos derivados de licencias y de publicidad son ingresos muy diversificados y en los que nosotros tenemos mucha capacidad de decisión. Es difícil ponerlos en marcha de casi cero, donde estábamos hace dos años aproximadamente, pero estamos logrando tasas de crecimiento importantes. Las audiencias que tiene Pocoyo –especialmente en el ámbito digital- nos coloca en un lugar realmente muy bueno de cara a la explotación de la marca a nivel mundial, tanto a nivel de licencias como a nivel publicitario. Por otra parte, nuestros ingresos derivados de publicidad están creciendo por encima del 30% anual de momento, aunque creemos que crecerán mucho más en poco tiempo. Aunque no se haya visto en este primer semestre, al final de año creemos que se verá que el crecimiento en ambos campos va a ser importante y de acuerdo con objetivos.

¿Cuál es el cambio más importante en el modelo de negocio de Zinkia tras la llegada de internet y la crisis económica? Para nosotros la crisis económica ha representado básicamente un cierre total y absoluto de la financiación. Llevamos mucho tiempo, años ya, sin conseguir que nos descuenten ni siquiera contratos respaldados por el Gobierno de los Estados Unidos, ni contratos con empresas sólidas como Google o El Corte Inglés. Y sin financiación, en una empresa como la nuestra, hay que priorizar los ingresos sobre la inversión.  Hay que financiarse de ingresos de clientes y en eso estamos trabajando muy duramente desde hace tiempo. Esto te obliga a cambiar planes e indudablemente te afecta y te retrasa. Es una pena, pero una realidad. Creemos que saldremos de todo ello con heridas, pero muy fortalecidos.

La internacionalización es clave para que muchas empresas puedan sobrevivir, aunque tiene sus riesgos y dificultades. ¿Cómo está siendo el proceso de internacionalización en Zinkia? Está siendo más lento de lo que nos gustaría por lo que decía antes, pero se está produciendo y ahí están las cifras. Estamos convencidos además que sobre la base del crecimiento de la marca Pocoyo, nuestra internacionalización será un proceso sólido, que nos permita asentar también unas bases sólidas. Es difícil lograrlo porque competimos con empresas muy fuertes que no dejan muchos huecos libres, pero estamos entrando. Nuestra internacionalización se apoya fundamentalmente en nuestras audiencias. Hoy en día da igual el tamaño que tengas y el poco o mucho poder que tengas si lo que tienes es un contenido que le gusta a la gente a la que vas dirigida. Eso lo comprobamos día a día. Es impresionante para nosotros ver las cifras de las audiencias de Pocoyo. Este es el gran pilar de nuestra internacionalización.

El talón de Aquiles para la gran mayoría de empresas en España está en la financiación. ¿Qué opinión tiene del recién creado MARF? ¿Qué alternativas viables y factibles tiene una pyme para financiarse al margen de los bancos? Lo que los Bancos están haciendo con las PYMES en España, con el cierre completo de la financiación en estos años, creo que está siendo demoledor para un gran número de empresas. Parece, por lo que dicen los entendidos, que éste era o es el único camino. No lo entiendo muy bien y creo que es un error descomunal del que se hablará durante mucho tiempo en el futuro, pero es la realidad en el presente y los pequeños empresarios tenemos que luchar para sobrevivir.  En cierta forma es una batalla épica la que estamos viviendo frente a las circunstancias que nos rodean y frente al cambio en la manera de gestionar los recursos financieros. Es lo que hay y es lo que habrá en el futuro. Es duro, pero creo que es bueno también. La dependencia bancaria que existía en España se está demostrando funesta para toda la economía. En cuanto a alternativas para financiarse al margen de los Bancos, las alternativas son varias. La primera, tus propios clientes. Es la más importante a desarrollar y la que te va a dar más independencia. Limita la capacidad de crecimiento muchas veces, pero eso sí, te permite crecer muy sólidamente. La segunda, las plataformas que se están desarrollando para acceder al ahorro de terceros. En este sentido el MARF podría ser una alternativa muy interesante, pero lo sería sólo en la medida en que las emisiones que se autorizaran pudieran ser pequeñas, de acuerdo con el tamaño y las necesidades de financiación de las PYMES españolas –al decir pequeñas, estoy pensando en importes entre 1 y 10 Millones de Euros- y que se pudiera emitir a minoristas. En España no hay una estructura de Inversores Institucionales preparada o interesada en invertir en pequeñas empresas. Ni hay Fondos dedicados a ello, ni están preparadas medidas que fomenten su creación. Por tanto, el poder acudir a minoristas que de esa manera puedan acceder a invertir sus ahorros a unos tipos superiores a los que los Bancos les están remunerando, me parece muy importante. Por supuesto los riesgos serán probablemente mayores, pero las remuneraciones también. Probablemente serán en proporción mucho mayores las remuneraciones que obtendrán, que los riesgos que asumirán, porque no me cabe la menor duda que aquellas empresas que accedan a poder emitir en el MARF pasarán antes por los filtros de un montón de profesionales que evitarán que se cometan fraudes. A nosotros nos está pasando ahora con nuestra emisión de bonos de Zinkia: estamos pasando por infinidad de filtros antes de poder llegar a los inversores.  Pero además del MARF existen otras plataformas. En primer lugar el mercado tradicional, al que nosotros estamos acudiendo en la actualidad y que pasa por la aprobación y supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. También están los mercados europeos, como Irlanda o Luxemburgo, que son más ágiles en la aprobación para emitir deuda, pero en el que están limitados los bonos a inversores institucionales –que ya hemos comentado que ni están, ni se les espera a corto plazo para las PYMES- . Están también las plataformas de Crowd Lending: plataformas a través de internet en el que personas o empresas que necesitan financiación, pueden contactar con personas interesadas en prestarlo. Está en fase embrionaria y creo que son y serán una magnífica oportunidad para pequeñas financiaciones. Y finalmente están la familia y los amigos. Algo en mercados desarrollados como USA muy activo y que en España también se están desarrollando. Creo que todos estos caminos alternativos a la Banca van a crecer mucho en los próximos años para las PYMES y creo que es algo enormemente positivo. Dotará el mercado de la financiación de mucha más elasticidad.

Los resultados del primer semestre entiendo que han sido malos y que han quedado muy por debajo de las previsiones. ¿Qué ha ocurrido?  Nosotros nunca hemos dado previsiones semestrales. Nuestras previsiones son anuales. Y consideramos que estamos en el camino de poder cumplir con nuestras previsiones anuales. Es cierto que dependemos de la firma de algunos contratos importantes, pero también es cierto que esos contratos se están negociando y que en estas fechas pensamos que estamos a tiempo de poder firmar antes de final de año algunos que nos permitan alcanzar nuestros objetivos anuales.

Entiendo también que habrá una rebaja importante sobre las últimas previsiones de resultados que se tenían para este 2013. ¿Qué podemos esperar en materia de resultados para 2013 y 2014? De momento no nos planteamos hacer una rebaja sobre las previsiones, aunque hay quien nos lo está reclamando a la vista de los resultados semestrales. Insisto en que nuestras previsiones han sido siempre anuales y no semestrales. Pero si tenemos presentes los Contratos que estamos negociando pensamos que podremos cumplir nuestras previsiones por difícil que a algunos les parezca.  No depende de nosotros, porque la firma de contratos se realiza entre dos partes, pero pensamos que estamos a tiempo para cumplir las previsiones.

¿Qué le diría a un potencial inversor y a un accionista descontento con la evolución de Zinkia en bolsa? Le diría y le digo que si puede, tenga paciencia. Que tenga confianza y que vea las cifras de audiencias de Pocoyo: colocan a Pocoyo como líder entre su público, en audiencias digitales. Estamos trabajando para monetizar esas cifras y llevamos haciéndolo un tiempo. Nos estamos encontrando con muchas más dificultades de las que pensábamos que nos encontraríamos y nos está influyendo mucho la situación en España. Estamos trabajando para superar las dificultades y las vamos a superar. Creo que va a ser una magnífica inversión para aquel que quiera y pueda tener paciencia. Ya lo ha sido para muchos y creo que lo será para muchos más.

Añado también unas contestaciones que he realizado a algunas preguntas de la misma entrevista, publicadas en la web juanst.com:

Me gustaría completar con algunas respuestas a las preguntas realizadas por Escaja y por Joaquín Bernal. Empiezo por las que no están respondidas a Escaja:

1.- ¿Será que esta financiación no tradicional le obliga a dar más explicaciones?

No. Nos obliga a dar más explicaciones. Damos las mismas explicaciones y creo que son además muy completas y están todas ellas publicadas. Efectivamente es correcto el decir que acudir a emitir bonos es una “financiación no tradicional”, pero la realidad es que el acudir al mercado y por tanto al cliente particular para encontrar financiación irá siendo cada vez más “tradicional”. Lo que retrasa el poder ofrecer el producto al cliente final son la cantidad de filtros que la legislación establece para que al cliente particular le lleguen productos lo mejor posibles. Es lo que ocurre ahora, especialmente después de las experiencias recientes que todos conocemos. Cuando nosotros hicimos nuestra primera emisión de bonos la intensidad del análisis que nos hicieron en los diferentes filtros fué muy diferente a la que ahora nos están haciendo y también fué mucho más rápido el proceso. Es lo que hay y es perfectamente entendible por nuestra parte. ¿Que nos gustaría que fuera más rápido? Desde luego. Pero estamos en España y en 2013. Indudablemente también, cuanto más riesgo asume el inversor en bonos, más rentabilidad exigirá. En nuestro caso somos una compañía pequeña, con una gran marca que tiene presencia mundial y unas muy buenas audiencias, que estamos poco a poco monetizando. Ese proceso de monetización requiere de tiempo. De momento hemos multiplicado el tamaño de la compañía, hemos abierto mercados en los que no estábamos hace dos años, de manera que nuestros ingresos de fuera de España representan una abrumadora mayoría y seguimos trabajando en su crecimiento. Desde luego el diferencial que paga nuestra deuda es superior al que pagan las Letras del Tesoro y a lo que se paga por los depósitos bancarios. Nuestra primera emisión está pagando un 9,75% de rentabilidad desde su primera año y lo normal es que futuras emisiones paguen rentabilidades parecidas mientras se consolidan los ingresos.

2.- ¿Debe justificar ante terceros que piensa hacer con el dinero y no tiene respuestas?

Por supuesto que debemos justificarlo, tenemos esas respuestas y están publicadas. Estamos buscando refinanciar deudas a corto plazo -entre otras cancelar la actual emisión de bonos que vence próximamente-, hacer crecer más rápida nuestra estructura comercial, de manera que los ingresos crezcan mucho más rápido todavía de lo que lo están haciendo y seguir produciendo contenidos de Pocoyo. Tenemos lo más difícil conseguido: la implantación de la marca a nivel internacional y unas muy buenas audiencias, que siguen creciendo en nuevos mercados y se mantienen y también crecen en los mercados en los que llevamos años presentes. Ahora estamos buscando monetizar la marca Pocoyo y el proceso de conversión de ese reconocimiento de marca en dinero puede ser muy rápido. Por poner un ejemplo, en el área de publicidad, con el equipo implementado en España, este año multiplicaremos los ingresos por casi 10 veces. En un año. Lo mismo podríamos lograrlo en mercados tan importantes como el mercado USA en el momento que pongamos en marcha el equipo comercial. A esto iría dedicado el dinero, Como digo, está además ya explicado y publicado.

3.- ¿Es realmente acertado que la empresa se centre (“venda”) un “único producto”?

Es una pregunta que nos hacen muchas veces porque parece que sería mucho más “seguro” tener varias marcas. La realidad es que conseguir una marca que pegue y haya pegado como lo ha hecho y lo está haciendo Pocoyo de una manera global en todo el mundo, es muy difícil. Muy lento y muy caro. El riego de lograrlo es muy elevado. Nosotros lo hemos conseguido. Ahora pensamos que nuestro esfuerzo debe estar centrado en maximizar los ingresos derivados de ese éxito. Competidores nuestros con marcas con audiencias equivalentes a las de Pocoyo y mucho menores, tienen ingresos en algunos casos más de 100 veces superiores a los nuestros. Pensamos que es muchísimo más seguro centrarnos en desarrollar lo más posible nuestros ingresos, una vez que sabemos que la marca es querida por nuestro público y lo es a nivel mundial, que invertir en crear nuevas marcas. Ahora pensamos que debemos hacer crecer los ingresos de la manera más segura y más fácil: para eso invertir en desarrollar un equipo comercial que ponga en valor la marca en licencias y en venta de publicidad. Es algo que se puede hacer de una manera rápida y con resultados también muy rápidos. Es un dinero a invertir con un retorno rápido y con una muy elevada rentabilidad: lo más difícil y arriesgado, como decía, ya está conseguido. El reconocimiento y amor por la marca.

4.- ¿Tendría sentido la financiación a través de entidades bancarias no residentes en España ya que sus clientes son extranjeros y por tanto más conocidos por esta banca?

Si, tendría todo el sentido. Lo hemos intentado, pero el hecho de ser empresa española la realidad es que nos lo ha impedido. Cuando y donde lo hemos planteado nos han dicho que el hecho de ser españoles obligaba a pasar por comités especiales. Eso imposibilitaba la operación. Hoy mismo un analista me decía que se consideraba mucho mejor a una empresa alemana que hiciera todas sus ventas en España, que a una empresa española que hiciera todas sus ventas en Alemania. Un tanto absurdo, pero es la realidad que estamos viviendo. Ser empresa española en estos tiempos, no ayuda mucho. Tenemos que vivir con ello, hacer frente a esa realidad y salir adelante.

En cuanto a los dos comentarios de Joaquín Bernal, le contesto:

1.- No reparto culpas entre los Bancos. Me hacen una pregunta acerca de la situación en cuanto a financiación y respondo contando con lo que nosotros nos estamos encontrando. Ni siquiera lo critico. Digo que no comparto la forma en que se está gestionando. Pero también comprendo perfectamente la situación a la que se enfrentan los Bancos y digo que todo esto por lo que estamos pasando además dotará el mercado de la financiación empresarial de una elasticidad necesaria en España.

2.- Nuestros ingresos están creciendo en muchas áreas, Daba un detalle un poco más arriba cuando comentaba el crecimiento de los ingresos derivados de la publicidad. Puedo dar alguno más, que está también publicado. Hay muchos de esos ingresos que son pequeños ingresos y que obtenemos en muchos diferentes países -actualmente estamos ya generando ingresos en más de 43 países, cuando hace tres años eran fundamentalmente tres o cuatro- pero en ingresos más grandes -mientras el proceso de monetización sigue creciendo- dependemos de la firma de contratos y esos contratos se firman entre dos partes. Nosotros controlamos la nuestra. Es evidente que “el otro lado de la mesa” necesitará el tiempo que necesite para firmar también. Lo importante para mí es que las negociaciones están en marcha y sobre todo que la marca Pocoyo sigue creciendo a nivel mundial. De ahí el interés de las otras partes en contratar con nosotros. Siendo una empresa que cotiza en Bolsa tenemos que tener mucho cuidado con la información que damos, para evitar malas interpretaciones.
Me encantaría poder dar mucha más información, pero ni puedo, ni debo generar expectativas sobre cosas que no están aseguradas. Lo que sí he dicho es que nuestras previsiones están hecha sobre base anual y que a día de hoy pensamos fundamentadamente que cumpliremos nuestros objetivos anuales.
Como digo, lo importante aquí es que tenemos una marca que sigue creciendo día a día, que a los niños de muchos países del mundo les encanta y les sigue encantando, que tenemos el control comercial completo de la marca -algo que no teníamos hace dos años- y tenemos un equipo motivado, trabajando y dando resultados. Nos encantaría que fuera un equipo mayor, pero nos ajustamos a lo que las circunstancias de mercado nos permiten. Si encontramos financiación podremos crecer más rápido, si no lo encontramos, iremos más despacio, pero seguiremos yendo.
Para nosotros es una apuesta a largo plazo. Y en eso estamos. Es importante también que se comprenda.

Algunas preguntas más, también respondidas:

1.- ¿Cuánto podría costar la película de Pocoyó?
Tenemos estimado su coste en nuestras previsiones en 10 MM de Euros. Se podría en marcha la producción a lo largo de 2014 y duraría aproximadamente unos 24 meses la producción, aunque todavía está pendiente el cierre definitivo del guión. Mientras el guión no esté completamente cerrado no arrancaría la producción. El objetivo es que el guión sea un fantástico guión.

2.- Si lográis refinanciar deuda… ¿sería suficiente para en un futuro poder producir la película?
La obtención de financiación sin lugar a dudas sería de gran ayuda, pero estamos trabajando en la obtención de recursos vía contratos con clientes, que en alguno de los casos, irían directamente relacionados con la producción de la película. Dicho de otra manera, sería de ayuda obtener la financiación porque nos permitiría agilizar plazos, pero no es estrictamente necesario. En el destino de los fondos que se obtendrían de la financiación está explicado que una parte de ellos irán destinados a seguir produciendo contenidos de Pocoyo.

3.- ¿Podría Zinkia producirla sin tener que recurrir a una colaboración con A3 o T5, etc?
Colaborar con terceros es práctica habitual en la producción de películas de este tipo. No podemos hablar del desarrollo de conversaciones en marcha, mientras estas no se cierren. Siento no poder ser más conciso.

Algunas respuestas más…

Respondiendo a Escaja en sus anteriores comentarios:

1.- “La diferenciación por marca es muy difícil de conseguir”
Sí, realmente muy difícil y especialmente conseguirlo a nivel global y con audiencias persistentes -que es nuestro caso- te diría que casi imposible. Las grandes empresas del sector invierten muchos millones de dólares al año en intentar conseguirlo y al final lo que suelen hacer es limitarse a comprar aquellas marcas que ya han triunfado en el mercado y que han demostrado que son potentes. La realidad de la dificultad es lo que nos hace “tentarnos mucho las vestiduras” a la hora de plantearnos lanzar nuevas marcas. Nosotros no somos una productora. Hay muchas productoras y su negocio es producir minutos de animación, donde tienen su negocio y sus márgenes. El negocio de la producción es exactamente ese: producir. Y es un magnífico negocio cuando está en marcha. Pero el negocio de desarrollar una marca es completamente diferente. Para nosotros la producción es sólo una parte del negocio. Cuando nos metemos a ello es porque estamos apostando por una marca de la que pensamos que vamos a obtener mucho rendimiento. Y eso lo pensamos cuando vemos las audiencias; cuando vemos que al público le gusta y le gusta de una manera persistente el contenido que les estamos dando.
La venta del contenido es buen negocio, pero es sólo uno de nuestros negocios. Donde estamos centrados y queremos crecer especialmente es en los otros dos negocios: la venta de licencias y la venta de publicidad relacionadas con la marca que gestionamos. Esos son los negocios que nos van a dar y nos están dando ya diversificación en territorios, en clientes y en negocios.

2.- “Te consume recursos cuyos rendimientos son diferidos en el tiempo y el retorno está sujeto a diversas incertidumbres”
Si, también es asi. Pero te hago unas puntualizaciones que considero importantes:
– Lo más difícil y más caro de hacer ya está hecho y además logrado con éxito. Tenemos una marca, Pocoyo, que está teniendo un enorme éxito en el mundo entre el público infantil al que nos dirigimos. Tenemos un montón de contenido ya realizado que está en el aire todos los días y seguimos haciendo contenido nuevo también. Estamos en un montón de diferentes plataformas en el mundo y cada día, a través de esas plataformas, miles de niños ven a Pocoyo.
– Todo eso está ya pagado. Son producciones que están terminadas y que estamos explotando día a día.
El retorno por tanto es cierto que está sujeto a diversas incertidumbres, como siempre lo está en el mundo de las empresas. Pero ocho años después de haber lanzado el primer contenido de Pocoyo, las incertidumbres más difíciles de despejar en nuestro negocio creo que están muy despejadas. Tenemos que seguir desarrollando contenido y seguir dándole mucha vida a Pocoyo, que es algo que hacemos día a día en diferentes plataformas, pero ahora de lo que se trata es de centrarnos en monetizar la gran relevancia de la marca. Hacer crecer el negocio de las licencias y hacer crecer las inversiones publicitarias en torno a las audiencias y al impacto de la marca. El valor de la marca Pocoyo en sí misma es algo de lo que nadie habla. Pero piensa qué valor puede tener una marca -sólo la marca- que todos los días, desde hace años, miles de niños ven en el mundo. Y miles de adolescentes y adultos siguen a través de las redes sociales e interactúan con ella.

3.- ¿Os habéis planteado una fecha en la que la empresa cambiaría el enfoque actual de sus negocios si los resultados previos no se alcanzasen (plan alternativo)?
Nuestro enfoque está en Pocoyo. Pensamos que la marca Pocoyo está creciendo, sigue creciendo y seguirá creciendo durante muchos años. Los datos con los que trabajamos eso nos permiten pensar. Estamos trabajando en seguir desarrollando el área de contenidos, el área de licencias y el área de venta de publicidad. Creemos que hay un enorme potencial ahí. Es cierto que vamos más lento de lo que nos gustaría ir, pero también es cierto que no hemos tenido muchos apoyos financieros y estamos compitiendo en un sector dominado por grandes multinacionales que no hacen fácil el hacerte un hueco. Pero estamos seguros también que nos lo estamos haciendo y lo vamos comprobando poco a poco. No veo a corto plazo un cambio de estrategia por parte de Zinkia. Y si, por las razones que fuesen, los resultados se retrasaran, no por eso cambiaríamos el enfoque. Nuestro enfoque es a largo plazo. No lo podemos ver de otra manera. Si en alguna ocasión “pinchamos” y nos retrasamos sobre previsiones realmente nos afecta y nos molesta, pero no nos va a hacer parar. Y no hay que perder de vista que la compañía hoy es varias veces más grande de lo que lo era cuando salió a Bolsa, aunque el valor es casi una tercera parte. Eso el Mercado parece que de momento no lo está valorando. Estas cosas ocurren. No por eso debemos nosotros cambiar nuestro enfoque. Estaríamos haciendo un flaco favor a nuestros accionistas. Y, por supuesto, también nos equivocamos. Como cualquiera que se lanza a desarrollar una estrategia mundial en medio de gigantes. En una guerra “de guerrillas” como hacemos nosotros -porque por nuestro tamaño y nuestros recursos no podemos salir a enfrentarnos cara a cara- tienes que ir haciendo recortes, cambios, modificaciones… y te equivocas. Pero los aciertos, cada vez que los tenemos, son enormes. Pensamos que eso se irá viendo. Y el valor de la marca mientras tanto crece día a día.

4.- ¿Cual sería la fecha y cual serían los resultados mínimos,medidos en términos de EBITDA, en ese caso?
Si te refieres al corto plazo, de aquí a final de año, no te puedo responder. Como decía en alguna otra de mis respuestas, a día de hoy pensamos que estamos en disposición de cumplir con nuestros objetivos anuales. Como eso también dependerá de la firma de determinados contratos, es importante tener presente que esos contratos se pueden firmar hasta el último día del año. Por tanto una revisión de los objetivos anuales no creemos que se haga hasta final de año, si se tuviera que hacer. Constantemente revisamos internamente al evolución y también los Asesores Registrados del MAB que trabajan con nosotros, el MAB, así como la propia CNMV pregunta y es respondida sobre la evolución. En el caso de Zinkia hay mucha transparencia. Nos revisan nuestros auditores, nos revisa el MAB, nos revisan los Asesores Registrados del MAB y nos revisa la CNMV. Como toda empresa pequeña o mediana en España, tenemos nuestros problemas. Los contamos y están publicados. Pero también tenemos nuestros activos que son magníficos -Pocoyo-, estamos luchando ardua y diariamente por ponerlos en valor y estamos creciendo y mucho a nivel internacional. Creemos en nuestra empresa, creemos en nuestro proyecto y somos un equipo de profesionales que lucha día a día por superarlos, vencerlos y seguir creciendo.

Y… por cierto, si alguien tiene también más curiosidad y deseo de conocer un poco mejor la compañía, en este enlace puedes acceder a una presentación -que está en nuestra web corporativa- breve y creo que bastante completa.

La respuesta a otra pregunta más:

– “Si Zinkia no logra financiación, ni firmar nuevos contratos. Antes de que la empresa quebrara me imagino que habrá montones de grupos de entretenimiento y productores desando adquirir los derechos. ¿Hay alguna estimación de cuánto pueden valer los derechos de Pocoyo?”

En primer lugar hoy en día no se habla de quiebra. Se habla de Concursos de Acreedores de los que se sale -con solución de continuidad- o de los que no se sale y entonces se produce la liquidación de la sociedad.

La situación de la compañía es de tensión de tesorería derivada fundamentalmente de no poder conseguir financiación. Algo que ocurre hoy en infinidad de empresas españolas. Tenemos contratos ya firmados, que están generando dinero, pero sobre los que tenemos que trabajar y dedicar recursos para desarrollarlos y hacerlos crecer. Si pudiéramos utilizar esos mismos contratos para financiarnos y adelantar recursos que sabemos que irán entrando en un futuro próximo, derivados de esos mismos contratos, nos permitiría estar en una situación mucho más cómoda y podríamos crecer más rápido. No es por tanto una situación de lo que antes se llamaba quiebra.

Si no conseguimos los nuevos contratos que estamos negociando, conseguiremos otros. La marca está en muchos mercados y sigue muy viva y creciendo. Como decía en otro momento, tenemos un equipo profesional motivado, bueno y trabajando a todo gas en que así sea.

Si no conseguimos la financiación, encontraremos otras soluciones y seguiremos adelante.

Estamos trabajando y confiamos, no sólo en que podremos, sino que además lograremos nuestros objetivos a medio y largo plazo. La situación es difícil como lo es en estos tiempos de cambio para muchísimas empresas españolas pequeñas y medianas, qué duda cabe, pero la marca que tenemos es muy potente, tiene un mercado que es fundamentalmente internacional y nuestras ganas de triunfar son tan potentes como nuestra marca.

Estamos en una pelea en lo que no nos vamos a rendir. Cuando una puerta se cierra, se abren otras o se buscan otras.

No tenemos una estimación de cuanto vale la marca Pocoyó. Cuando la tengamos lo publicaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *