Top Entrepreneurs y Madrid Emprende

Hace unas semanas tuve el placer de participar en una conferencia organizada por Madrid Emprende, Agencia de Desarrollo Empresarial del Ayuntamiento de Madrid, dentro de un programa denominado «Top Entrepreneurs».

Me ha parecido una iniciativa realmente interesante, que permite a emprendedores alojados en la “Red de Viveros de Empresas” del Ayuntamiento de Madrid, compartir durante un par de horas la experiencia de empresarios que intentan o han conseguido consolidar con cierto éxito sus proyectos empresariales.

En mi caso, acudí invitado por el responsable de Madrid Emprende, Iñaki Ortega, al “Vivero de Empresas” situado en Vallecas. Este “vivero”, y no puedo dejar de decir que me llama muy positivamente la atención la manera de autodenominarse, está dedicado en su mayor parte a empresas del sector textil y de ahí que sea ASECOM, la Asociación de Empresas Confeccionistas de Madrid, quien gestione el vivero, aunque también tuve la oportunidad de conocer una iniciativa que me pareció de lo más atractiva: una publicación en internet de jóvenes, para jóvenes, llamado El Referente (www.elreferente.com), con unos contenidos que además desde que he ido, tengo que decir que sigo de manera habitual. Les deseo el mayor de los éxitos!.

Pues bien, tuve la ocasión de poder contar mis experiencias a cerca de 50 emprendedores. Tuvimos un coloquio muy interesante y me preguntaron por todos aquellos temas que hoy en día preocupan a cualquier pequeño empresario: la financiación, las estrategias comerciales y de expansión, la morosidad, etc.

Siempre disfruto en este ambiente entre jóvenes (y a veces no tan jóvenes) emprendedores, donde se respira entusiasmo e ilusión por la puesta en marcha de nuevos proyectos. Cuando salgo de este tipo de encuentro siempre me pregunto: ¿Dónde está la crisis?. No se oye, o difícilmente se oye hablar de ella. Se oye hablar de esfuerzo, de ilusión, de objetivos logrados o esperados, de trabajo, de errores y de aciertos, de proyectos… Realmente es de lo más satisfactorio en lo personal.

Muchas veces pienso en esa necesaria dosis de inconsciencia o desprecio por el riesgo que hay que tener para dedicarse hoy en día a crear una empresa. Pero enseguida ese pensamiento se me quita de la cabeza y recuerdo lo apasionante de esta vocación de emprendedor. Con ello se me despejan todas las posibles dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.