Angola

¡Qué semana de contrastes la que he vivido!

El fin de semana pasado estuve en Vidago, tal y como cuento en el post anterior, compartiendo el tiempo y las ideas con grandes líderes económicos y de opinión españoles y portugueses.

Angola MapEl Domingo de madrugada volé a Luanda, capital de Angola, donde he estado durante toda la semana trabajando. Llegué ayer de vuelta a Madrid, a primera hora de la mañana. Angola es uno de los países en los que se ve Pocoyo en la TV. De hecho, varias  de las personas con las que estuve, de muy diferentes niveles, conocían perfectamente a Pocoyó y sus hijos eran o habían sido grandes enamorados de él, de Elly o de Pato.

Vuelvo completamente impresionado de la energía, de la fuerza y del crecimiento que se palpa en cada esquina de la ciudad y en las conversaciones mantenidas con cada una de las personas con las que tuve oportunidad de reunirme y conversar: Ministros del Gobierno, políticos, diplomáticos y empresarios tanto locales como extranjeros.

Sin lugar a dudas es un país con un futuro más que prometedor, que está saliendo adelante de una situación de guerra que duró muchísimos años. Y lo está haciendo con una fuerza y con una ilusión que realmente entusiasma y contagia.

Esta semana estaban las escuelas del país cerradas por vacaciones. Las calles de Luanda eran un hervidero de jóvenes y de niños. Las aceras y los terrenos que se veían con un poco de espacio libre, eran centros de juegos y muchos de ellos de fútbol, con los niños vistiendo en muchos casos camisetas del Real Madrid y del Barsa. Las vueltas por la ciudad que hemos dado me ha permitido entender cómo es la pirámide poblacional de Angola. Completamente opuesta a la que tenemos en España, lo que es una indicación muy clara y evidente de por dónde va el futuro de España y por dónde el futuro de Angola.

Angola_Population_Pyramid_2012

En Europa tendremos que preocuparnos pensando en quien cuidará y quien pagará a todos los que van llegando a la jubilación. En Angola la fuerza y el número está en sus jóvenes. Y por lo que he podido hablar, el Gobierno del país se preocupa de sus jóvenes, busca darles salidas y oportunidades. Muchas de las cuales ellos mismos no pudieron tenerlas. Y se preocupa porque el futuro sea cada vez mejor para las siguientes generaciones.

Indudablemente quedan muchísimas cosas por hacer en Angola y las condiciones son diferentes a las condiciones con las que se trabaja en Europa, pero el entusiasmo que desprenden los gobernantes, los empresarios y los jóvenes en favor del crecimiento del país, es enormemente atractivo.

No he tenido oportunidad de conocer más que Luanda, pero he estado hablando con personas que viven y trabajan fuera de Luanda, en diferentes ciudades y en el interior del país. Todos me han hablado de las dificultades y de los inconvenientes con los que se tienen que enfrentar cada día, que son muchos, pero todos también me han hablado y transmitido esa misma ilusión que se palpa por las calles.

Luanda night

Estaba mirando en internet algunas fotos de Luanda, con la idea de poder colocar alguna foto de lo que ves desde el coche cuando vuelves por la noche de lo que llaman La Isla, un brazo de tierra que cierra la bahía de Luanda con playas por un lado hacia el océano y por el otro hacia la bahía. Cuando lo miras, podrías pensar que estas en Miami o en Hong Kong. Pero a todas las fotos que he visto, les faltan por lo menos cinco o seis torres que ya están construidas y que no aparecen. Desde el Hotel en el que estábamos, conté siete torres más en construcción. Desde luego merece la pena una visita y plantearse desarrollar alguna actividad profesional en el país. El futuro en Angola parece que se convierte en presente con una gran velocidad.

Luanda Castle

Es un mercado lleno de oportunidades y con muchos emprendedores y empresarios trabajando. Con un mercado que se está desarrollando rápido, con más de 20 Millones de personas y con importantes riquezas naturales que están ayudando a que el progreso se convierta en una realidad. Hay muy buenas webs también que dan información acerca de Angola y enseñan fotos que permiten darse una idea de lo que estoy diciendo.

Pues bien, llegas con esta fuerza y con esta ilusión insuflada de vuelta a España, te pones a leer un poco la prensa española y se te cae de nuevo el alma a los pies. Nuestra sociedad está realmente en una profunda decadencia.

Por un lado, el error del Gobierno al subir los impuestos y la nula consecución del objetivo de recaudar más: han conseguido paralizar todavía más la economía y encima recaudan menos. Por otra parte una interesante entrevista con Saskia Sassen, Premio Príncipe de Asturias, en la que habla de cómo ha sido un abuso lo realizado por los diferentes gobiernos, salvando Bancos y Comunidades Autónomas mientras que a los ciudadanos cada vez se les exige más y se les da menos. Philip Coggan, redactor jefe en The Economist, que nos dice que será completamente imposible pagar la deuda. Y pone los pelos de punta leer la entrevista en El País a Gary Kasparov, en la que habla de cómo el cree que en dos o tres años la situación en Rusia saltará por los aires, algo que sin lugar a dudas, si ocurre, contagiará a Europa. Los alemanes en su empeño en criticar al resto de los socios europeos, diciendo que la austeridad debería ser todavía mayor.  Y El Mundo hablando de los 1,600 casos de corrupción abiertos en los Tribunales y cómo cada vez se desconfía más en el mundo de España.

Soy un enamorado de España, pero cada día nos ponen las cosas más difíciles para poder trabajar. Que Dios nos ayude.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.