El 80% de las apariciones de la Virgen María se han dado desde el siglo XIX

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a una conferencia del Profesor Javier Paredes. El objetivo de la conferencia era hablar de las apariciones marianas a lo largo de la Historia. Uno de los datos más significativos que comentó era lo que ha terminado siendo el título de esta entrada: ¡el 80% de las apariciones de la Virgen María se han producido desde el siglo XIX!

IMG_4642

Después de miles de años de Historia, curiosamente ha sido en los últimos ciento cincuenta años en los que se han concentrado la inmensa mayoría de las apariciones de la Virgen María.

En este sentido, un pequeño comentario… son miles de años, pero sólo algo más de dos mil desde que María, la madre de Jesús, vivió y anduvo por la Tierra. Antes de su propia vida terrena no pudo aparecerse. De hecho, la primera de sus apariciones documentada y aceptada por la Iglesia, según nos contaba el Profesor Paredes, se produjo en Zaragoza y se produjo en una época en la que la Virgen María todavía vivía. El 2 de enero del año 40 se apareció al Apóstol Santiago mientras el apóstol estaba en Zaragoza con sus discípulos, junto al río Ebro. Técnicamente fue una bilocación, no una aparición. Como decía, en aquellos años la Virgen María todavía vivía. Seguramente en Éfeso en la casa que se descubrió hace pocos años cerca de la costa y que han visitado los últimos Papas de la Iglesia.

Santiago fue uno de los apóstoles a los que Jesús más apreciaba. En los Evangelios se le conoce como el hijo de Zebedeo y de Salomé. Acompañó a Jesús en la subida al Monte Tabor, donde se produjo la Transfiguración y lo acompañó también en el Huerto de los Olivos, mientras Jesús imploraba a Dios poco antes de arrancar su proceso de condena, tortura y muerte. Santiago fue también el primero de los apóstoles en ser martirizado: murió en Jerusalén, decapitado en el Monte Calvario. Ha sido un apóstol que ha estado siempre especialmente cerca de lugares marianos.

Ordenó construir un lugar de culto a veneración a María alrededor del pilar sobre el que se apareció en Zaragoza, en recuerdo del acontecimiento. Y aquella se convirtió en la primera Iglesia en el mundo, consagrada para honrar la memoria de la Madre de Jesús. Cuando se les apareció, María, hablando del lugar les dijo que:

permanecerá este sitio hasta el fin de los tiempos para que la virtud de Dios obre portentos y maravillas por mi intercesión con aquellos que en sus necesidades imploren mi patrocinio

Durante la Guerra Civil española la Iglesia fue bombardeada. Ninguna de las bombas hizo explosión al chocar contra ella. Allí están aquellas bombas todavía en recuerdo de aquel día.

San Juan Diego, el 9 de diciembre de 1531, se dirigía hacia una Iglesia mandada construir por Hernán Cortés sobre ruinas de templos aztecas y consagrada en honor del Apóstol Santiago, cuando se le apareció la Virgen de Guadalupe.

Y la Iglesia de Medjugorje está también dedicada al Apóstol Santiago. Parece que están finalmente a punto de aprobarse una serie de apariciones de la Virgen allí y mientras tanto, llevan años produciéndose multitud de conversiones alrededor de aquel Santuario Mariano.

Pero volvamos a nuestro hilo original… el 80% de las apariciones marianas se han producido desde mediados del siglo XIX.

¿Qué es lo que provoca esta “inflación de apariciones” de la Virgen María,  si me permiten la expresión?

El Profesor Paredes, como buen profesor de Historia, tiró de ella y de los diversos acontecimientos para intentar explicarnos su teoría de por qué esto se ha producido así:

  1. Las bases de la educación cristiana. El Catecismo en su Capítulo Primero, Artículo 1 dice: “Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra“. El cristiano cree en Dios y cree que este mundo ha sido objeto de creación de Dios. Y en el Capítulo Tercero, titulado Creo en el Espíritu Santo, el Artículo 9 dice: “Creo en la Santa Iglesia Católica“. “750 Creer que la Iglesia es “Santa” y “Católica”, y que es “Una” y “Apostólica”  es inseparable de la fe en Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo“.
  2. Lutero puso en duda el sometimiento a la autoridad. En su escrito “La Libertad cristiana” de 1521, defendía que el hombre tiene capacidad de elección.”…un cristiano está sujeto sobre todo al Señor y a nadie más que a él, incluido quien escribe…”. Lutero escribió este texto como respuesta a la bula papal Exsurge Domine, que había quemado públicamente en diciembre de 1520, en la que se lo instaba a abjurar en el plazo de 60 días de 41 de Las 95 tesis de Wittemberg. El chambelán Karl von Miltitz de Sajonia intentó mediar en el conflicto entre Lutero y el papado enviándole una carta al Papa León X . En la carta agregó una copia traducida al latín de La libertad cristiana. Pocos meses más tarde, León X promulgó la bula Decet Romanum Pontificem en la que excomulgaba a Lutero y lo declaraba hereje, al igual que a todo aquel que siguiera sus enseñanzas.  Durante la Edad Media el cristianismo tenía la facultad de establecer un “orden sagrado”, según el cual cada persona ocupaba un lugar fijo, predeterminado por Dios. La Iglesia Católica poseía la facultad de establecer este orden de acuerdo a su mejor parecer, y las personas debían someterse a él. Solamente a través de esta sujeción y el cumplimiento de muchas y variadas obligaciones formales el cristiano era partícipe de la salvación de Jesucristo. De este modo, la Iglesia Católica ejercía un control sobre las libertades individuales, cuyo único consuelo era una vida en el Más Allá, junto a Dios. Lutero, que había estudiado detalladamente las Epístolas paulinas, propuso una ruptura de este “orden sagrado”, retomando afirmaciones de Pablo de Tarso:
    A fin de que conozcamos a fondo lo que es el cristiano y sepamos en qué consiste la libertad que para él adquirió Cristo y de la cual le ha hecho donación –como tantas veces repite el apóstol Pablo– quisiera asentar estas dos afirmaciones: El cristiano es libre señor de todas las cosas y no está sujeto a nadie. El cristiano es servidor de todas las cosas y está supeditado a todos. Ambas afirmaciones se encuentran claramente expuestas en las epístolas de San Pablo. (…)

    A la justificación de las obras predicada por la Iglesia Católica, Lutero opuso la justificación por la fe:

    Ninguna obra hace al artesano según la calidad de ella, sino como es el artesano, así resultará también la obra. Idéntico es el caso de las obras humanas, las cuales serán buenas o malas según sean la fe o la incredulidad del hombre. Y no al contrario: como son sus obras, así será justo o creyente. (…)

    “La libertad cristiana”, el escrito de Lutero en contestación al Papa, es un hito en el pasaje de la Edad Media a la Edad Moderna porque plantea una inversión de la hasta ese entonces vigente concepción de la relación entre religión y libertad.

    Ya en vida del propio Lutero, sus ideas fueron de gran relevancia para el desencadenamiento de la Guerra de los campesinos alemanes. Aquello que Lutero había empleado en un sentido teológico fue entendido por los campesinos en forma literal: la liberación del Vasallaje, que postulaba en Los doce artículos. Aquello desembocó en la revolución del campesinado contra los señores feudales y contra los príncipes: los campesinos, bajo cargas de impuestos insoportables, reclamaban formar parte de las decisiones. La rebelión se saldó con más de 100,000 muertos entre las filas del campesinado. El desastre más importante a nivel de vidas humanas en Europa hasta la llegada de la Revolución Francesa. A la vista de las consecuencias que acarreaban sus teorías, Lutero rectificó y dijo que la capacidad de decisión estaba sólo en los Príncipes alemanes. Los que le pagaban a él. Lutero se distanció de las revueltas campesinas con su escrito de 1525 Contra las hordas ladronas y asesinas de los campesinos.

  3. El 27 de diciembre de 1673, día de San Juan el Apóstol, Margarita María de Alacoque, que tenía solo 14 meses de profesa y 26 años de edad, estaba como de costumbre arrodillada ante el Señor en el Santísimo Sacramento expuesto en la capilla del Convento de Paray-Le-Monial donde había profesado. Fue entonces cuando se produjo la primera gran revelación que el Señor le otorgaría. Ella lo cuenta así: “Estando yo delante del Santísimo Sacramento me encontré toda penetrada por Su divina presencia. El Señor me hizo reposar por muy largo tiempo sobre su pecho divino, en el cual me descubrió todas las maravillas de su amor y los secretos inexplicables de su Corazón Sagrado. El me dijo:“Mi Divino Corazón, está tan apasionado de Amor a los hombres, en particular hacia ti, que, no pudiendo contener en el las llamas de su ardiente caridad, es menester que las derrame valiéndose de ti y se manifieste a ellos para enriquecerlos con los preciosos dones que te estoy descubriendo  los cuales contienen las gracias santificantes y saludables necesarias para separarles del abismo de perdición. Te he elegido como un abismo de indignidad y de ignorancia, a fin de que sea todo obra mía.”   “Luego, continúa Margarita, me pidió el corazón, el cual yo le suplicaba tomara y lo cual hizo, poniéndome entonces en el suyo adorable, desde el cual me lo hizo ver como un pequeño átomo que se consumía en el horno encendido del suyo, de donde lo sacó como llama encendida en forma de corazón, poniéndolo a continuación en el lugar de donde lo había tomado, diciéndome al propio tiempo: “He ahí, mi bien amada, una preciosa prenda de mi amor, que encierra en tu costado una chispa de sus mas vivas llamas, para que te sirva de corazón y te consumas hasta el último instante y cuyo ardor no se extinguirá ni enfriará. De tal forma te marcaré con la Sangre de mi Cruz, que te reportará más humillaciones que consuelos. Y como prueba de que la gracia que te acabo de conceder no es nada imaginario, aunque he cerrado la llaga de tu costado, te quedará para siempre su dolor y, si hasta el presente solo has tomado el nombre de esclava mía, ahora te doy el de discípula muy amada de mi Sagrado Corazón.” Después de este favor tan grande, Margarita quedó por muchos días como abrasada toda y embriagada y tan fuera de si que podía hablar y comer solamente haciéndose una gran violencia. Ni siquiera podía compartir lo sucedido con su superiora lo cual tenia gran deseo de hacer. Tampoco podía dormir, pues la llaga, cuyo dolor le era tan grato, engendraba en ella tan vivos ardores, que la consumía y la abrasaba toda.

    A partir de la primera revelación, Margarita sufriría todos los primeros viernes de mes una reproducción de la misteriosa llaga del costado, cosa que le sucedería hasta su muerte y que fue rigurosamente comprobada por unas autoridades eclesiásticas que durante muchos años no quisieron confiar en ella y en sus manifestaciones.

    En junio de 1685, durante unas de las apariciones, a Margarita se le encomiendó la misión de pedir al rey de Francia que consagrara su país al Sagrado Corazón y que lo representara en los estandartes del Reino.

    “Haz saber al hijo mayor de mi Sagrado Corazón ( el rey Luis XIV), que así como su  nacimiento temporal  se obtuvo por la devoción a los méritos de mi Santa Infancia,  así también  su nacimiento a la gloria eterna se obtenga  por su consagración a mi Corazón adorable. Mi corazón  quiere reinar en su palacio,  ser pintado en sus banderas  y grabado en sus armas para obtener la victoria sobre todos sus enemigos y los de la Santa Iglesia.  Mi Padre quiere servirse del Rey para ejecutar su plan, que es la construcción de un edificio público en el que se exponga el cuadro de  mi Corazón para recibir el homenaje de toda Francia. Mi corazón quiere reinar en su palacio, ser pintado en sus banderas y grabado en sus armas  para obtener la victoria sobre sus enemigos y los de la Santa Iglesia”Louis_XIV_of_France

    Tras pedir audiencia al Rey Luis XIV, el 17 de junio de 1689, la monja salió de su clausura y le trasmitió al Rey el mensaje. El Rey francés, en el vértice de su poder tras ya 46 años de reinado, hizo oídos sordos a la petición que le expresaba aquella joven monjita.

    Exactamente cien años después, el 17 de junio de 1789, Fiesta del Sagrado Corazón, el Tercer Estado proclamó la constitución de la Asamblea General, desde la cual se gestaría la revolución que emprendería una lucha encarnizada contra la Iglesia, la monarquía y la tradición cristiana de Francia. Tres años después, el 21 de enero de 1793, la cabeza de Luis Capeto, tataranieto de Luis XIV, conocido como Luis XVI, caía en la que hoy se conoce como la Plaza de la Concordia.

    LouisXVIExecutionBig

     

    La Revolución Francesa bebía inspiración en las  ideas de Adam Weishaupt (*1748 †1830), un ex jesuita alemán, fundador de la orden de “Los Perfectibilistas”, una rama de la Francmasoneria mejor conocida como los Illuminati. Uno de los forjadores del anarquismo y del complot masónico que sentó las bases de los movimientos políticos que dieron origen a la independencia de los Estados Unidos, además de a la Revolución francesa y la emancipación de muchas colonias europeas. De igual manera, Weishaupt es considerado como uno de los más grandes exponentes del ateísmo y, según el escritor John J. Robinson, como el máximo conspirador de todos los tiempos. Su teoría era que existe una iluminación racional, al margen y por encima de la fe, accesible a cualquier persona y capaz de conducir a una perfección superior. Murió renegando de su fe católica.

    Habría que esperar a  1870 – declaración de guerra por parte de Napoleón III a Prusia tras la fallida anexión de Luxemburgo por la cabezonería de Otto Von Bismarck, que no quiso cumplir la palabra dada al Emperador francés, conocida como la guerra franco prusiana y que desembocó en la creación del Imperio Alemán, la derrota del ejército francés en la batalla de Sedán en la que el Emperador fue apresado, la ocupación de parte del país por las tropas alemanas y el fin del Segundo Imperio de Napoleón III- para que Alexander Legentil, que había sido diputado de Luis Philippe y su cuñado, el pintor Hubert Rohault Fleury, hicieran el voto de construir una iglesia dedicada al Corazón de Jesús, para expiar y arrepentirse  por los pecados cometidos por los franceses. El 4 de septiembre de 1870, día de la declaración de la Tercera República en Francia, Monseñor Félix Fournier atribuyó la caída de Francia en la guerra Franco Prusiana a un castigo divino después de un siglo de abandono moral tras la revolución de 1789. Eso llevó a Alexander Legentil, uno de los Gobernadores del Banco de Francia, importante empresario y ferviente católico a publicar: “Para reparar  nuestros ofensas, obtener de  la misericordia infinita del Sagrado Corazón de nuestro Señor Jesucristo, el perdón de nuestros pecados, y socorros extraordinarios,  con los que solamente se puede librar de su cautiverio al Sumo Pontífice y detener las miserias de Francia, nos comprometemos a contribuir a la construcción en París de un santuario dedicado al Sagrado Corazón de Jesús”. Construyeron en Montmartre la Basílica al Sagrado Corazón. Le_sacre_coeur_(paris_-_france)Durante la Primera Guerra Mundial, en respuesta a la petición de Santa Margarita María, más de doce millones banderas francesas y banderines estaban adornados con el Sagrado Corazón de Jesús y así fueron portados por los soldados de los regimientos. En 1917, la República prohibió la consagración individual de los soldados al Sagrado Corazón y portar las insignias.

  4. Tras la experiencia de la Revolución francesa comenzaron a fraguarse y a tomar fuerza en el mundo occidental diversos movimientos obsesionados por poner al hombre en el centro de la Historia y desplazar a Dios. Los propios franceses llegaron a cambiar las denominaciones de los meses, los años y las semanas con el único objetivo de hacer desaparecer a Dios y a la Iglesia de la cabeza de los ciudadanos. Con el ánimo de evitar cualquier tentación en las personas de pensar en lo trascendente, se llegó a decretar incluso hasta que la muerte había acabado y que a partir de ese momento se hablaría sólo de dormición. Napoleón, tras engañar durante un tiempo a los enviados del Papa, invadió Roma, hizo al Papa Pío VI prisionero y lo envió al exilio a la fuerza. Cuando murió en Valence-sur-Rhône (Francia), el prefecto de la localidad inscribió en el registro de defunciones: «Falleció el ciudadano Braschi, que ejercía profesión de pontífice». Muchos periódicos y gacetas de Europa sentenciaron a la Iglesia y al papado titulando en primera página: «Pío VI y último». El hombre había pasado a ser el centro. Dios, había sido sacado de la escena.
  5. El marxismo,  es el modelo teórico explicativo de la realidad compuesto principalmente por el pensamiento desarrollado en la obra de Karl Marx, economista, filósofo y periodista revolucionario alemán de origen judío, que contribuyó en campos como la sociología, la economía, el derecho, y la historia; y así como también la serie de pensadores que complementan o re-interpretan este modelo, tradición que va desde el coeditor de Marx, Friedrich Engels, hasta otros pensadores como Lenin, León Trotski, Rosa Luxemburgo, Antonio Gramsci o Georg Lukács. Karl_MarxEs por tanto una corriente de pensamiento. Erradamente se asocia la palabra “marxismo” al conjunto de movimientos políticos y sociales que surgieron durante el siglo XX, entre los que destacaron la Revolución rusa, la Revolución china y la Revolución cubana. Para estos movimientos sociales el nombre correcto es “comunismo” o “socialismo“. Es incorrecto plantear estos movimientos como sinónimo de “marxismo“, porque ni todo su componente humano ni toda su doctrina política se basó en el marxismo como talEngels acuñó el término socialismo científico para diferenciar el marxismo de las corrientes socialistas anteriores englobadas por él bajo el término socialismo utópico. También se emplea el término socialismo marxista para referirse a las ideas y propuestas específicas del marxismo dentro del marco del socialismo . Vino a ahondar en el mismo fundamento: el hombre pasaba a ser el centro. Con sus interpretaciones muy concretas y de todos conocidas, que ahora no viene al caso detallar, en la base y en la definición del marxismo está sólo el ser humano y la desaparición de Dios.
    1. La lucha de clases: favorecía el desarrollo de los medios de comunicación y la evolución de la sociedad hacia el fin de las contradicciones y el fin de la explotación del hombre por el hombre: establece la base para el comunismo.
    2. Crítica a la economía capitalista: la hipótesis marxista probaría que en realidad la sociedad capitalista se funda en torno al robo del trabajo humano a través del concepto de «plusvalor», legitimado en el estado de derecho a través de la propiedad privada sobre los medios de producción y el libre usufructo de esas ganancias.
    3. Ideología: el concepto de «fetichismo de la mercancía», que sería una forma de explicar la incapacidad psicológica de una persona de percibir el «valor de uso» de una mercancía
    4. Comunismo: una teórica y utópica sociedad humana que puede sobrepasar los límites de la sociedad capitalista formada en la explotación humana.
  6. El marxismo arrancó en 1840 pero se hizo fuerte con los movimientos a los que inspiró en el siglo XX. Con el cambio de siglo parece que también cambió el foco por parte de la Virgen María en los destinatarios de sus apariciones casi de una manera generalizada. En ese primer veinte por ciento de apariciones -quizá con la única excepción de San Juan Diego- las apariciones se habían producido a grandes hombres y mujeres de Iglesia, místicos, futuros santos y en muchas de las ocasiones, con elevados grados de formación. Sin embargo, a partir del siglo XIX, son apariciones a las personas más humildes y en la mayoría de los casos a niños a los que la Virgen María confía grandes secretos y grandes verdades que en modo alguno podían ellos conocer previamente.En este sentido es especialmente importante las apariciones de la Virgen María en Fátima en 1917: cómo explica a unos pastorcillos sin formación alguna lo que estaba ocurriendo en el mundo y lo que ocurriría poco tiempo después. Un detalle divertido: Francisco, el pequeño pastorcito, cuando le contaron que la Virgen María hablaba de Rusia -él podía ver a la Virgen María pero no podía ni hablar con ella ni escucharla- pensaba que se refería a la burra de uno de los vecinos del pueblo que era conocida como “la Rusia“. No sabían que Rusia era un país muy lejano de donde ellos estaban.  En agosto de 1931, debido a una enfermedad, la Hermana Lucía estaba pasando una temporada en una casa amiga en Rianjo, España, una pequeña ciudad marítima cercana a Pontevedra, para descansar y recobrarse. Fue en la capilla de allí que la Mensajera de Fátima iba a recibir una vez más una comunicación del Cielo. Nuestro Señor se quejó a la Hermana Lucía por la tardanza de Sus ministros, que demoraban la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María, como había pedido la Virgen María en Fátima el 13 de junio de 1929, dos años y dos meses antes. La Hermana Lucía informó a su obispo la importante revelación:

    Señor Obispo: mi confesor me manda que participe a V. Ex.cia lo que hace poco ocurrió entre mí y Nuestro Buen Dios: pidiendo a Dios la conversión de Rusia, de España y Portugal, me pareció que su Divina Majestad me dijo:

    ‘Me consuelas mucho pidiéndome la conversión de esas pobres naciones. Pídelo también a mi Madre, diciendo muchas veces: Dulce Corazón de María, sed la salvación de Rusia, de España y de Portugal, de Europa y del mundo entero.

    ‘Y otras veces: por vuestra pura e Inmaculada Concepción, oh María, alcanzadme la conversión de Rusia, de España, de Portugal, de Europa y del mundo entero.

    ‘Participa a Mis ministros que, en vista de que siguen el ejemplo del Rey de Francia, en la dilación de la ejecución de mi petición, también lo han de seguir en la aflicción. Nunca será tarde para recurrir a Jesús y a María.

    En otro texto ella escribió,

    Mas tarde, por medio de una comunicación íntima, Nuestro Señor  me dijo, quejándose:

    ‘-No han querido atender Mi petición… Al igual que el Rey de Francia se arrepentirán, y la harán, pero ya será tarde. Rusia habrá ya esparcido sus errores por el mundo, provocando guerras y persecuciones a la Iglesia. El Santo Padre tendrá que sufrir mucho!’

    Nuestro Señor estaba haciendo aquí una referencia explícita a los pedidos del Sagrado Corazón hechos el 17 de junio de 1689 al Rey de Francia, por intermedio de Santa Margarita María de Alacoque. Como resultado del rechazo del Rey Luis XIV -al igual que del rechazo tanto de su bisnieto, Luis XV, como de su tataranieto Luis XVI- a consagrar públicamente Francia al Sagrado Corazón de Jesús, los movimientos masónicos llevaron a cabo el gran alzamiento de la Revolución Francesa en su propósito de revolucionar la manera de entender el mundo, la vida y al ser humano.

    En Rianjo, Jesús advierte que ese oscuro capítulo de la historia se repetirá. Se pudo ver con la II Guerra Mundial y también en la Guerra Civil española.

  7. El liberalismo es una filosofía política que defiende la libertad individual, la iniciativa privada y limita la intervención del Estado y de los poderes públicos en la vida social, económica y cultural. Asimismo, se identifica como una actitud que propugna la libertad y la tolerancia en las relaciones humanas, fundamentada en el libre albedrío (vid. Escuela de Salamanca). Promueve, en suma, las libertades civiles y económicas y se opone al absolutismo, al despotismo ilustrado, al conservadurismo, los sistemas autoritarios, dictatoriales y totalitarios. Constituye la corriente en la que se fundamentan tanto el Estado de derecho como la democracia participativa y la división de poderes. En definitiva, mantiene el mismo fundamento que los movimientos anteriores: el hombre es y debe ser el único centro.Nació a finales del siglo XVI inspirado en los escritos y pensamientos de John Locke (*1632 †1704) que proponía que la soberanía emanaba del pueblo; que la propiedad, la vida, la libertad y el derecho a la felicidad son derechos naturales de los hombres, anteriores a la constitución de la sociedad.Godfrey_Kneller_-_Portrait_of_John_Locke_(Hermitage)Según los liberales, el Estado tiene como misión principal proteger esos derechos, así como las libertades individuales de los ciudadanos. También sostiene que el gobierno debe estar constituido por un rey y un parlamento. El parlamento es donde se expresa la soberanía popular y donde se hacen las leyes que deben cumplir tanto el rey como el pueblo. Anticipándose a Montesquieu, a quien Locke influyó, describe la separación del poder legislativo y el ejecutivo. La autoridad del Estado se sostiene en los principios de soberanía popular y legalidad. El poder no es absoluto sino que ha de respetar los derechos humanos.  Trata la religión como un asunto privado e individual, que afecta solamente a la relación del hombre con Dios, no a las relaciones humanas. En virtud de esta privatización el hombre se libera de su dependencia de las imposiciones eclesiásticas y sustrae la legitimidad confesional a la autoridad política, puesto que considera que no hay base bíblica para un estado cristiano. Es considerado como uno de los primeros empiristas británicos. Siguió las ideas de Francis Bacon y también tuvo una participación fundamental en la teoría del contrato social. Su trabajo afectó en gran medida el desarrollo de la epistemología y la filosofía política. Sus escritos influyeron en Voltaire y Rousseau, muchos pensadores de la Ilustración escocesa, así como los revolucionarios estadounidenses. Sus contribuciones al republicanismo clásico y la teoría liberal se reflejan en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos.

    El liberalismo tomó una forma mucho más activa a partir del final del siglo XX y comenzó un crecimiento vertiginoso en el siglo XXI. Es curioso cómo en Europa se pudo pasar del comunismo al liberalismo más radical sin derramar una gota de sangre y sin que se produjera un sólo disparo. En el fondo son movimientos muy parecidos. Una de las exponentes más evidentes de este cambio tan aparentemente profundo, pero en el fondo tan simple es la actual Canciller alemana, Angela Merkel, militante de las Juventudes Comunistas de la RDA y en 2015 reconocida por la Revista Forbes como la Mujer más poderosa del mundo. Uno de los adalides más activos del liberalismo actualmente.

El hilo conductor de todos estos acontecimientos está en la obsesión por sacar a Dios de manera consciente de la existencia del hombre en la Tierra. Se busca eliminar a Dios de la Creación y en definitiva, se pretende eliminar su presencia. Se trata de negar su existencia o hacerla completamente alternativa.

Con ese foco y esa búsqueda del ser humano por convertirse en el centro del Universo, Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, quedan subyugados. La voluntad del ser humano de sacarles de sus vidas es ejercida con total libertad. En virtud de la libertad entregada por ella misma al ser humano, la Santa Trinidad nada puede hacer para evitarlo. Dios, al ser rechazado, es maniatado por el hombre sin capacidad para poder hacer nada.

Esto es lo que se conoce como el “pecado contra el Espíritu Santo“. El único pecado que Jesús dejó claro que no podía ser perdonado.

a cualquiera que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, se le perdonará; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este siglo ni en el venidero” (Mt 12, 32)

Y a todo el que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, se le perdonará; pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo, no se le perdonará” (Lc 12, 10)

Ante esta situación, ¿qué alternativa queda al hombre para poder recordar que estamos equivocados?

Sólo la Santísima Virgen María. La Madre de Jesús. Nuestra madre del Cielo.

La mejor y la única explicación de por qué ha sido en estos últimos ciento cincuenta años cuando la Virgen María se ha prodigado en la forma en la que lo ha hecho.

No queda tiempo ahora para poder hablar de dos importantes apariciones de la Virgen María en España.

Una en pleno siglo XIX en Madrid a Sor Patrocinio, una novicia en el Convento de Caballero de Gracia a la que primero le aparecieron las llagas de Jesucristo en su Pasión o estigmas -lo mismo que le ocurriría al Padre Pío muchos años después- y poco después, en 1830, se le apareció la Virgen María bajo la advocación “del Olvido, Triunfo y Misericordias“.

Y una segunda, muy importante por la continuidad que tiene sobre las apariciones de Fátima, muy poco reconocida tanto en España como fuera de España que se produjo en Santander, en el pequeño pueblo de San Sebastián de Garabandal a cuatro niñas entre el 8 de junio de 1961 y el 8 de junio de 1965. Se conoce como la Virgen del Carmen, de Garabandal.  Cuando la Virgen María en Fátima se despidió de los pastores, les dijo: “Hasta San Sebastián de España“. Y así fue.

Volveré sobre ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *